Consejos para formar a tus trabajadores

La combinación de formación y supervisión hará que tus empleados sean más eficientes y que puedan ofrecer un mejor servicio a tus clientes.

Formación para hosteleríaEstar al mando de un equipo de personas no siempre es fácil, tienes que llevar a cabo una importante labor de supervisión y motivación. Liderar es la palabra clave, siendo un auténtico mentor de tus empleados, ayudándoles y conduciéndoles como si de un entrenador se tratara.

Sobra decir que existen determinadas condiciones básicas para que un trabajador esté motivado, especialmente el sueldo, y más en un sector tan sacrificado como la hostelería. Pero la autorealización es un factor clave para que no solo lo monetario sea el objetivo.

Por ello, es fundamental tanto para tus empleados como para tu negocio que haya un proceso de formación.

¿Sabes cómo llevarlo a cabo?

Una etapa de aprendizaje previa

Cuando contratas a un empleado nuevo, ya sea camarero, chef, gestor o cualquier otra persona que vaya a trabajar en tu negocio Horeca, por mucha experiencia que tenga en el sector, es fundamental que dediques un tiempo a formarle. Con toda seguridad, los aspectos básicos de su trabajo los tendrá más que aprendidos, sin embargo esta formación debe ir encaminada más bien a comprender las particularidades de tu establecimiento.

Igualmente, fomenta entre tus trabajadores que aumenten su formación para el trabajo, por ejemplo, pagándoles cursos de nuevas técnicas de cocina, de coctelería o de protocolo. De este modo, les estarás ofreciendo un extra para que estén más motivados en su trabajo y a la vez esa formación te traerá beneficios para tu negocio.

La comunicación como camino para mejorar

Formación en hostelería

De cualquier modo, la formación no es algo que se aprenda de un día para otro, sino que es un proceso que nunca para y que debes cuidar en todo momento para que no se cometa ningún error en tu servicio.

Así, si un empleado comete un error, menciónaselo, no de manera recriminatoria pero sí para que lo tenga en cuenta y pueda mejorar su eficiencia y el servicio que les ofrece a los clientes.

Aunque suene muy tópico, es fundamental realizar críticas constructivas, nunca críticas destructivas que no harán sino disminuir la motivación de tus empleados al sentirse poco valorados.

Si se trata de un error o problema recurrente del que ya habías hablado con el trabajador en concreto, deberás tener una segunda charla con él para preguntarle si hay algo que le esté impidiendo hacer bien su trabajo y que si puedes ayudarle de algún modo…

De cualquier modo, siempre hay que intentar mantener las distancias, dejando claro que harás todo lo posible para que el empleado esté a gusto pero que este trato debe ser recíproco y el personal debe responder realizando su trabajo de la mejor manera posible.

SUSCRIBETE A NUESTRO BLOG
Únete a la comunidad de Ehosa y sé uno de los cientos de suscriptores que reciben nuestro boletín de noticias mensualmente.
Solo necesitamos tu nombre y tu email, para poderte enviar personalmente todas las actualizaciones y novedades que presentemos. Te esperamos en el Blog de Ehosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

follow us in feedly
Etiquetas
ARCHIVO del BLOG